Magonia Shop - Tienda Esotérica y Alternativa Online
"Un error no se convierte en verdad por el solo hecho de que todo el mundo lo crea"
El Libro Mágico de la Vida

lo más leído en el Libro de las Sombras

*

*

*

*

*

*

*

*

*

*

Documento sin título

El Solsticio de Verano y Rituales de la Noche de San Juan

 

EL SOLSTICIO DE VERANO

El 21 de junio se celebra, en el hemisferio norte, el día más largo del año. En esta fecha, los habitantes de la región septentrional del planeta se aprestan para presenciar uno de los espectáculos más bellos de la naturaleza: el sol de media noche. En algunos lugares, como el Polo Norte, el sol continúa brillando a la media noche del 21 de junio. Definitivamente no es un día como los demás. La naturaleza, el hombre y las estrellas se disponen a celebrar una gran fiesta, cargada de gran poder y magia.

Las hadas y demás deidades de la naturaleza andan sueltos por los campos; los agricultores dan gracias por el verano, las cosechas, las frutas y por disponer de más horas para cumplir con sus tareas y entregarse también a la diversión.

También es el momento justo para pedir por la fecundidad de la tierra y de los mismos hombres; además se debe comenzar a almacenar alimentos para pasar el otoño y el invierno.

Pero cuál es el motivo de esta festividad? Nada menos que el solsticio de verano, la única fecha en el año en que el día cuenta con más horas.

La celebración del solsticio de verano, es tan antigua como la misma humanidad. En un principio se creía que el sol no volvería a su esplendor total, pues después de esta fecha, los días era cada vez más cortos. Por esta razón, fogatas y ritos de fuego de toda clase se iniciaban en la víspera del pleno verano (Midsummer's Eve), o el 20 de junio, para simbolizar el poder del sol y ayudarle a renovar su energía.

En tiempos posteriores se encendían fogatas en las cimas de la montañas, a lo largo de los riachuelos, en la mitad de las calles y al frente de las casas. Se organizaban procesiones con antorchas y se echaban a rodar ruedas ardiendo colinas abajo y a través de los campos.

A menudo se bailaba y saltaba alrededor del fuego para purificarse y protegerse de influencias demoniacas y asegurar el renacimiento del sol. De acuerdo con el astronómo barranquillero Jorge Enrique Senior, se puede decir que todo empezó hace cerca de 5 mil años, cuando en nuestros antepasados, tan amigos de observar las estrellas y establecer su influencia en nuestras vidas, se dieron cuenta que en determinada época del año el Sol se mueve desde una posición perpendicular sobre el Trópico de Capricornio, hasta una posición perpendicular sobre el trópico de Cáncer

A estos días extremos en la posición del Sol se les llamó solsticios de invierno y verano, los cuales ocurren los días diciembre 21 y junio 21 respectivamente. Estas fechas corresponden al hemisferio norte, pues en el sur es al contrario.

"Las fechas mencionadas son las típicas, pero puede ser que en un año determinado caiga un día antes o después, debido a las irregularidades del calendario, como los años bisiestos".

Hablando propiamente del solsticio de verano, en esta fecha el eje de la tierra está inclinado 23,5 grados hacia el sol. Esto ocasiona que, en el hemisferio norte, el 21 de junio sea el día más largo del año, pero esto no es válido para cualquier región, pues en países como Colombia, que está más al Sur de los 23,5 grados de latitud norte, la diferencia no es tan notable. Este descubrimiento permitió al ser humano medir exactamente 1 año y así crear el calendario solar, predecir con exactitud las estaciones, con todo lo que eso significa para la agricultura y, en general, para la civilización. Para visualizar esos días se construyeron obras o señales, a veces monumentales, como Stonehenge en Inglaterra.

Stonehenge es uno de los más famosos monumentos prehistóricos del mundo. Aunque no se sabe muy bien su fecha de construcción, los científico estiman que ésta ocurrió cerca al año 2800 A.C.

Precisamente, al amanecer del día más largo del año, el sol que sale por el horizonte queda perfectamente encuadrado entre las aberturas de los megalitos.

Sin embargo, algunos científicos consideran que esto es pura coincidencia, pues desde hace 5 mil años hasta hoy el eje de la Tierra ha sufrido modificaciones, lo que lleva a suponer que en el tiempo en que fue construido Stonehenge el sol no quedaba "atrapado" entre las separaciones de las grandes piedras que conforman este monumento.

NOCHE DE SAN JUAN

Pero no confundamos. Una cosa es el solticio y otra el dia de San Juan. Los chamanes, magos, wiccanos, brujos, y hechiceros, ceebraban el sol en su maximo esplendor del solticio. Posteriormente, los cristianos quisieron darle un sentido trascendental a esa fecha y aproximaron la festividad de San Juan al solticio. ¿Porque?, ¿Que realción tiene el evangelizador con un acontecimiento astronómico ?. Ahora lo analizaremos, pero San Juan fue la antorcha divina que anuncio la llegada de un avatar de un enorme iniciado llamdo Hijo de Dios. Fue una luz que iluminaba la oscuridad del alma, igual el solticio es un día cuya luz disipa las tinieblas de la noche hasta muy tarde. En realidad celebramos el amanecer del dia 24, puesto que al fiesta magica se inicia en la ncohe del 23. Esta es una fecha en la que numerosas leyendas fantásticas son unánimes al decir que es un período en el que se abren de par en par las invisibles puertas del "otro lado del espejo": se permite el acceso a grutas, castillos y palacios encantados; se liberan de sus prisiones y ataduras las reinas moras, las princesas y las infantas cautivas merced a un embrujo, ensalmo o maldición; braman los cuélebres (dragones) y vuelan los "caballucos del diablo"; salen a dar un vespertino paseo a la luz de la Luna seres femeninos misteriosos en torno a sus infranqueables moradas; afloran enjambres de raros espíritus duendiles amparados en la oscuridad de la noche y en los matorrales; las gallinas y los polluelos de oro, haciendo ostentación de su áureo plumaje, tientan a algún que otro incauto codicioso a que les echen el guante; las mozas enamoradas sueñan y adivinan quién será el galán que las despose; las plantas venenosas pierden su dañina propiedad y, en cambio, las salutíferas centuplican sus virtudes (buen día para recolectar plantas medicinales en el campo); los tesoros se remueven en las entrañas de la Tierra y las losas que los ocultan dejan al descubierto parte del mismo para que algún pobre mortal deje de ser, al menos, pobre; el rocío cura ciento y una enfermedades y además hace más hermoso y joven a quien se embadurne todo el cuerpo; los helechos florecen al dar las doce campanadas...

En definitiva, la atmósfera se carga de un aliento sobrenatural que impregna cada lugar mágico del planeta y es el momento propicio para estremecernos, ilusionarnos y narrar a nuestros hijos, nietos o amigos toda clase de cuentos, anécdotas y chascarrillos sanjuaneros que nos sepamos.

Esta noche se abre la puerta que nos introduce al conocimiento del futuro y a las dimensiones mágicas de la realidad. Es la noche en que los entierros arden, el Diablo anda suelto y los campos son bendecidos por el Bautista. En la mañana, dice la tradicion que muy temprano la gente se lava el pelo y la cara con las aguas bendecidas y comenzaba a llamar, tres veces consecutivas:

¡San Juan!, ¡San Juan!, dame milcao (guiso de papas con manteca) yo te daré pan.

La noche anterior dos han sido los eventos más importantes: el baile del fuego y las pruebas. Algunas de estas pruebas son: l. La joven que sale al amanecer y se encuentra con un perro su marido será un goloso perro durante su vida.

2. Al salir, después de las 12, se encuentra con un gato negro es mala suerte para el futuro, felicidad si el gato es de otro color.

3. Si a medianoche se hace una cruz en los árboles, producirán el doble.

4. Si a las 12, mira la luna y después la higuera, la verá florecer.

5. La higuera y el "pesebre" (helecho) florecen esta noche. Quien posea una de estas flores será muy afortunado.

6. Quien vea florecer la hierbabuena esta noche será muy afortunado siempre que lo mantenga en secreto.

7. En la víspera se planta la flor de la hortensia, en un tarro con tierra y agua. Luego se le hace un pedido poniendo fe en el bautismo de San Juan.

8. Hay que lavarse las manos con agua de manantial para mantenerse joven y el cabello para conservarlo hermoso. Esa noche las aguas están benditas por el Bautista.

9. Cuando llueve esa noche o al día siguiente, va a haber abundancia de manzanas.

10. Antes de la salida del sol hay que regar los árboles con agua de manantial, para que den bastante fruta durante el año.

En el exacto momento en que el sol ilumina el amanecer del día 24, las aguas de fuentes y arroyos están dotadas de poderes especiales para curar y brindar protección a la gente. 11.Quien se baña en el rocío que cae esa noche quedará protegido durante todo el año.

12.Meterse desnudo y de espaldas al mar, mirando la luna, permitirá a quien lo haga obrar ciertos prodigios. 11. Para tener buena siembra hay que tirar un pedazo de vela la noche de San Juan.

13. Para aprender a tocar guitarra hay que colocarse durante esta noche bajo una higuera.

14.Los solteros y solteras que al comenzar el 24 se asomen por la ventana de su casa verán pasar al amor de su vida.

15.Si se quema un papel donde se haya escrito aquello que se quiera olvidar, se puede lograr bienestar por todo el año.

16. Si una mujer se mira desnuda y de espaldas en un espejo, a media noche y con la luz de una vela, verá el momento de su muerte.

17. Quien madrugue el día 24 no pasará sueño el resto del año.

La noche y el amanecer, están dedicado a San Juan en un esfuerzo por cristianizar las numerosas fuerzas que se manifiestan en esta mágica jornada, en la que todas las sociedades tradicionales de Europa ponen en marcha numerosos rituales de antiguo origen y profunda funcionalidad cultural. La fiesta no es específica de localidades concretas, sino que se extiende por toda Europa con diversas variantes.

Un personaje­símbolo de la cristiandad y un astro presiden la celebración. Por una parte el Sol que, según la tradición popular, sale bailando al amanecer del día 24. Por otra parte el santo de la fecha, San Juan, encargado de dotar de sacralidad a la fiesta, pero que no ocupa lugar central en los rituales.

Contando con el Sol y San Juan como componentes básicos de la celebración, en la noche y el amanecer sanjuaneros los hombres manipulan diversos instrumentos simbólicos con la finalidad de luchar contra los distintos males que perjudican a los humanos, a sus actividades y a sus bienes a lo largo del año.

Fecha de transición astral que anuncia diversos cambios en la naturaleza equivale a una ruptura de orden cósmica propiciadora de emergencias del inframundo. Por eso la noche de San Juan es noche de brujas, entes que pueden provocar numerosos males a los humanos.

La Noche de San Juan, la de las tradiciones mágicas, se caracteriza por la multitud de hogueras que iluminan la noche. Los ciudadanos arrojan a la hoguera antes de su encendido pequeños objetos, conjuros, deseos e incluso apuntes del curso con el objetivo de hacer desaparecer los malos espíritus.

La tradición de enramar las fuentes está relacionada con la prosperidad, la abundancia y la fecundidad. La tradición dice que al amanecer del primer día de verano, las mujeres recogían de las fuentes la flor del agua con la esperanza de encontrar pareja, concebir hijos o hacerse con poderes curativos. Al amanecer, cuando las mujeres iban a la fuente, se cantaba a la flor del agua.

¿POR QUÉ SAN JUAN BAUTISTA?: San Lucas narra en su Evangelio que María, en los días siguientes a la Anunciación, fue a visitar a su prima Isabel cuando ésta se hallaba en el sexto mes de embarazo. Por lo tanto, fue fácil fijar la solemnidad del Bautista en el octavo mes de las candelas de junio, seis meses antes del nacimiento de Cristo. (de hoy en seis meses - el 24 de diciembre - estaremos celebrando el nacimiento de nuestro Redentor, Jesús).

Desde entonces se señaló esta noche como la de San Juan, muy próxima al solsticio de verano que ha heredado una serie de prácticas, ritos, tradiciones y costumbres cuyos orígenes son inmemoriales en toda Europa y se han extendido por muchos pueblos de América. Lo paradójico del asunto es que el 24 de junio se celebra la fecha del nacimiento del Bautista, que en realidad no debería festejarse porque de los Santos siempre se recuerda el día de su muerte. San Agustín hace la observación de que la Iglesia celebra la fiesta de los santos en el día de su muerte, pero que en el caso de San Juan Bautista, hace una excepción y le conmemora el día de su nacimiento, porque fue santificado en el vientre de su madre y vino al mundo sin culpa. Es digno celebrarse su nacimiento, ya que fue motivo de inmensa alegría para la humanidad tener entre sus miembros al que iba a anunciar la proximidad de la Redención.

San Juan Bautista es el príncipe del santoral cristiano: es el único santo del que se celebra el nacimiento y no la muerte, y su fiesta, el 24 de junio, es una fiesta solar, de luz y de fuego, decantación de los más antiguos ritos de la humanidad en la más grande de todas las fiestas. Mientras Jesús ocupa el solsticio de invierno (la Iglesia optó por cambiar su titular, al ver que era imposible suprimir estas fiestas), san Juan toma posesión del solsticio de verano porque fue imposible erradicar las ancestrales celebraciones solares.

Y fue precisamente el hecho de la vinculación de su nombre a las fiestas más esplendorosas y más vitalistas, lo que elevó su prestigio hasta límites que sólo milenios de historia pueden explicar. Pero no es gratuita la coincidencia entre el ancestral culto solar y san Juan Bautista. El personaje es de una gran talla: es un Sol menor que abre camino al gran Sol que es Cristo, con una firmeza que hace temblar al mismo rey Herodes. Tenía el Bautista una misión, y nada le acobardó. Preparaba los caminos del Señor. Era La Voz que clamaba en el desierto. No se callaba cuando no se debe callar: cuando veía los abusos del poder, no giraba la cabeza, aunque no le afectasen directamente; por eso acabó su cabeza servida en la bandeja de Salomé. Una cabeza que el mismo Herodes valoró en la mitad de su reino.

San Juan Bautista abrió de par en par las puertas del cielo a los Juanes, que tras él entraron en legión: san Juan Evangelista, el discípulo predilecto de Jesús; san Juan Crisóstomo, uno de los más grandes oradores de todos los tiempos; san Juan Bautista de la Salle, fundador de las Escuelas Cristianas; san Juan de la Cruz, el poeta que divinizó el amor humano y humanizó el amor divino; san Juan I Papa, iniciador de la serie de grandes papas que llegó hasta el humanísimo Juan XXIII; san Juan de Dios, fundador de los Hermanos Hospitalarios, y así hasta ciento veinte santos. El nombre de Juan tiene un encanto y una virtud invencibles. Se impone con la fuerza positiva del mismo Sol, con la viveza del fuego, con la fecundidad de la verbena. "Entre los nacidos de mujer, nadie más grande que Juan el Bautista".

LA CEREMONIA DEL FUEGO

El gran protagonista de la Noche de San Juan es el fuego, cuyo fin no sólo es rendir tributo al sol, sino también purificar los pecados del hombre.

En America Latina, la fogata principal se realiza la tarde del 23 de Junio en pleno centro de la ciudad, ante una verdadera multitud. Se utiliza gran cantidad de aserrín, paja y ramas para formar la enorme pira, en cuyo tope se emplaza el tradicional muñeco de paja. Antes de encender la fogata dispararan bombas de estruendo en reemplazo de los gritos que antiguamente se proferían para ahuyentar los malos espíritus, y una vez que las llamas iluminaban el lugar, se lanzan fuegos artificiales.
Antiguamente se realizaban fogatas más reducidas en las que se calentaban papas o batatas, que luego eran ofrecidas a los asistentes para así asegurarles alimento suficiente durante todo el año. También se arrojaban a las llamas ropas viejas, papeles, y cualquier objeto que representara un mal recuerdo, y así se exorcizaban los malos sucesos de los doce meses anteriores.
Otra costumbre relacionada con la Noche de San Juan es la caminata sobre el fuego. Los devotos preparan caminos de brasas de dos metros de largo por un metro de ancho y caminan descalzos sobre ellos sin sufrir daños. La celebración es acompañada con bailes, comidas y bebidas.

En la Peninsula Iberica, los festivales o celebraciones que tienen como centro el fuego son muy numerosos a lo largo de todo el año, extendiéndose por cada uno de los rincones de la vieja Europa, sin embargo varias ocasiones son las que concentran un mayor número de estas fiestas rituales: los equinoccios y solsticios son estos momentos, siendo especialmente los últimos los más prolíficos. El solsticio astronómico no siempre coincide con la fecha en la que actualmente celebramos San Juan, siendo habitualmente el 21 de junio el día del astronómico, concretamente este año tuvo lugar a las 3.48 de la madrugada que discurría entre el 20 y el 21 de este mes. El fuego es el principal representante del astro solar en la tierra por lo que si el culto al sol está muy extendido, ni que decir tiene que los rituales que tienen al fuego como protagonista son innumerables.
La hoguera de San Juan se enmarca dentro de las celebraciones que tienen como centro el solsticio estival y constituyen el comienzo de un tiempo fundamental para la subsistencia de las sociedades antiguas y modernas, puesto que es el momento de la recolección de las cosechas. Como en tantas otras ocasiones han alcanzado gran fama las fiestas de San Juan, pero nos olvidamos terriblemente de la importancia que esta noche ha tenido a lo largo de la historia.
El fuego es un elemento purificador, liberador y regenerador, desde antiguo se apelaba a él para librase de numerosos males, desde la brujería pasando por los malos espíritus hasta las plagas sobre las cosechas. También posee el fuego la facultad de ahuyentar al rayo, el granizo o las tormentas, como vemos son en ocasiones los propios elementos los que se creen de utilidad para librarse de otros fenómenos. Las ramas quemadas en los festivales de fuego se solían guardar en las casas, al creerse que se preservaba así al hogar del poder destructivo de las llamas. Cuando en los diversos lugares de Europa aparecían epidemias que atacaban a los animales domésticos como la vaca, el caballo o el cerdo se encendían un tipo de fuegos que se denominan de auxilio. <p/><p>
Son cuantiosos los pueblos que encienden hogueras y hacen pasar por delante de ellas a toda la cabaña del pueblo, en un afán purificador. En Cantabria existe, como en otros muchos lugares, la costumbre de saltar la hoguera en esta mágica noche, práctica de la cual nos dan noticias muchos autores de la antigüedad, entre ellos Ovidio. Saltar sobre las hogueras, pisar las cenizas aún candentes, danzar a su alrededor, hacer pasar junto a ellas a la cabaña o llevar el fuego por los campos de cultivo del pueblo para purificar la cosecha, son prácticas que aún hoy se conservan en ciertas zonas europeas y, por supuesto, en Cantabria, el sol de San Juan quita el reúma y alivia el mal. En la noche de San Juan se intenta que el sol brille con fuerza durante la estación que comienza para facilitar la maduración de los frutos y la recogida fructífera de las cosechas. Es, por tanto, el astro el principal protagonista.<p/><p>
Pero de nuevo nos encontramos ante una gran paradoja, identificamos una fiesta profundamente pagana con un Santo del mundo cristiano, que si con algo puede relacionarse es con otro elemento básico como el agua, (sobre manera cuando según dice el adagio popular Agua de por San Juan, quita vino y no da pan). En este sentido nos enfrentamos claramente ante la cristianización de un ritual con numerosos adeptos en el mundo pagano que se encontraron aquellos primeros apóstoles, que soportaron la difícil labor de conducir a la conversión a aquellas gentes que eran vistas como bárbaras. En esta fecha se supone que se conmemoraba el nacimiento del Bautista, curioso cuando habitualmente es la muerte la que se marca en el calendario festivo cristiano. Aunque la distancia entre el fuego y el agua es clara, ambos son elementos purificadores y básicos en cualquier ritual.<p/><p>
Durante el desarrollo de esta fiesta se aprovechaba para cortejar a las mozas de cada uno de los pueblos, pues existía la costumbre de enramar, colocar ramas de chopo o aliso de bella estampa en la ventana de aquella moza que se quería honrar, siendo interesantes las disputas entre las jóvenes por quién de ellas tenía el ramo más hermoso; además no termina ahí el ritual floral, sino que en el centro del pueblo se suele colocar un gran ramo o incluso un árbol, al estilo de la celebración de la Maya. Pero en esta noche se ha de tener verdadero cuidado y no despertar las iras de los elementos, pues los conocidos Caballucos del Diablo no descansan nunca y están al acecho. Las leyendas de nuestra tierra otorgan a estos personajes la facultad de aguar la fiesta a los danzantes y a quienes se reúnen alrededor del fuego. Son tres caballos alados que de manera rauda, veloz e imprevisible se deslizan por los cielos bramando terriblemente y aterrorizando a todo el que se encuentran. Sin embargo Manuel Llano renueva con su particular estilo la leyenda hablando de siete caballucos del diablo, cada uno de un color y todos dirigidos por el rojo. Dice que echaban babas de oro y que quien las encontraba se hacía rico, pero cuando la fatal hora le llegara pasaría directamente al infierno. Sus "crines de azabache", que dice A. G. Lomas, se dibujan en el aire y se esfuman entre la niebla nocturna. Por su boca lanzan llamaradas provocando la destrucción y el caos. La Anjana, el hada buena de la Montaña que nos protege de todo mal, no puede hacer nada frente a ellos. Sólo existe una solución para evitar que caigan sobre alguien y le otorguen mal para todo el año: un trébol de cuatro hojas. Esta planta ha de buscarse afanosamente, pues hay pocas, ya que la noche anterior los caballucos han pacido todas las que han encontrado, aunque nunca pueden terminar con ellas. Si consigues el preciado amuleto podrás salir a disfrutar de la fiesta sin ningún temor, por ello los mozos buscan con esmero la verbena o yerbuca de San Juan. No son pocas las gentes que aún hoy día buscan el rocío de esta madrugada para pasear descalzos sobre él y lograr salud. "Si cortas la yerbuca de San Juan te librarás de culiebra y de todo mal"
Si hay una fiesta que tiene calado y que permanece viva en nuestra tierra es ésta, por lo que no dejemos que muera y mantengamos vivo el espíritu de tradiciones encaminadas a conmemorar la vida y el bien. Para conocer el verdadero sentido de esta y otras fiestas no dudéis en hojear El estío festivo, Fiestas populares de Verano. Madrid 1984, del gran maestro Julio Caro Baroja.

Por San Juan es cuando se preservan de enfermedades hombres y bestias, y cuando se garantiza la fructificción de las plantas cultivadas, por medio de ritos. La "sanjuanada" es semejante en España y en Ucrania, en partes de Portugal y en partes de Escandinavia. En los romances castellanos se afirma que la celebraban los cristianos igual que los moros. Naturalmente que Asturias no se queda fuera de esta fiesta, ni de su celebración. Es un tiempo en el que el prodigio anda suelto. Se desatan todos los ritos y todos están vivos en la noche: el rito del árbol y del verde, el rito del agua y el rito del fuego. Es la noche de las maravillas. Hasta los cuélebres, los terribles guardianes de las encantadas y de los tesoros, están adormilados. En todos los pueblos de Asturias la noche se llena de luminarias: la foguera es indispensable.
¿Por qué se hace la foguera? La gente sigue haciéndola porque antes se hizo, porque siempre se hizo. Nadie piensa ni en el sol en declive, ni tampoco en honrar a San Juan. Las gentes se ven sumergidas en un clima de misterio y de milagro. Las barreras naturales saltan, y todo es posible esa noche. La oscuridad misma, en lucha con el fuego, es sagrada, y los jóvenes la disfrutan.

Tres formas de vivir las Fiestas de San Juan

NOCHE DE FUEGO EN GRAN CANARIA
La tradición de las hogueras de San Juan se ha ido formando a lo largo de los siglos en un rito sincrético en el que se mezclan componentes místicos, religiosos y paganos como la adoración al fuego y el resto de elementos de la Naturaleza, creadores y destructores de la vida, con costumbres con cierta explicación científica, como la quema de rastrojos para fertilizar la tierra tras la recolección de la cosecha.

Las culturas antiguas, ya fuera la cretense, la helénica, la etrusco-romana o la ibérica, nos han legado esos ritos y costumbres de componente místico donde predominan la preocupación del hombre por la identificación con la naturaleza y la purificación a través del fuego el agua, la tierra y el viento. La noche San Juan se convierte en un homenaje a la Madre Naturaleza que nos ofrece misterios con los que el hombre ha convivido miles de años. En esas fechas vivimos la noche más larga del año, la llegada de una nueva estación, la estación de la cosecha, y el solsticio de verano: el mayor acercamiento de la Tierra al planeta que nos da la vida entre los días 21 y 24 de junio, un acontecimiento que en Canarias los aborígenes llamaron Beñesmen.

Así ocurre en la hoguera de San Juan, donde se queman los malos augurios en forma de objetos del pasado y se piden los deseos al mar. Ocurre así, especialmente en la forzosa adaptación de esta fiesta religiosa y pagana en la Playa de Las Canteras donde miles de flores y monedas se tiran al mar, un mar especial, crecido y en calma, como consecuencia del acercamiento de la tierra al sol. Aquí , la necesidad de evitar el deterioro de la playa, lugar elegido tradicionalmente para las hogueras, implica su prohibición absoluta; la celebración se convierte en una romería masiva de jóvenes y mayores hasta la orilla, donde hacen la ofrenda y muchos se atreven con un baño "que quita los males" según los que lo han probado.

Luego hay tiempo, hasta la madrugada, para disfrutar de los fuegos artificiales y de las parrandas en las que no faltan la comida y la bebida que matan el frío.
Telde: la ciudad de las brujas
La ciudad de las brujas se ha ganado injustamente este apelativo basado en equivocas leyendas y supersticiones populares. Durante el siglo XVI, en que actuó el Tribunal de la Santa Inquisición en Canarias, sólo fue quemada en la hoguera una supuesta bruja, menos de las que ardieron en la capital.

Sin embargo, la Ciudad de los Faycanes, influida por una importante población aborigen, esclavos negros que practicaban una suerte de magia negra y medicina natural, y la población castellana, de origen judaica y árabe, fue poco a poco creando un pozo de sincretismo místico y religioso, que, mezclado con la superstición de quien busca explicaciones fenomenológicas a la vida, dio origen a la leyenda.

En Arucas
la hoguera se convierte en elemento casi artístico, de manera que, cada año, el municipio convoca a todos los vecinos a un concurso en el que el fuego es el jurado inapelable y las bases la seguridad del crematorio y su decoración con motivos propios de San Juan, el tamaño de la obra, la limpieza de las llamas y, sobre todo, lo que se quema.

No se debe quemar maderas útiles, y mucho menos árboles, valorándose, eso sí, la elaboración de monigotes y brujas en los que expiar los pecados y los malos deseos. Los premios, lo menos importante a pesar de llegar a las 25.000 pesetas, se reparten tras la tradicional y sabrosa quema de piñas de millo y la parranda al calor de las llamas.

RITUAL DE SAN JUAN

Ingredientes

1.- cinta roja ancha de metro y medio material no importa algodón, seda o nylon
2.- algo viejo personal para quemar
3.-papel blanco para escribir y lapizo o bolígrafo
4.- una clara de huevo batida a punto de nieve dura
5.- un pellizco de canela
6.- un pellizco de azúcar morena
7.- el mar el río o un balde con agua y un pellizco de sal
8.- hierbas aromáticas: romero, artemisa, albahaca.
9.- La hoguera

1.- lo que vamos a quemar nuestro significa algo de lo que queremos desprendernos. Sirve una foto vieja, un documento oficial en le que figure nuestros nombres y apellidos, o una prenda intima, o algo hecho por nosotros y que no queremos ya. Hay que controlar bien lo que vamos a quemar mucha tela huele mal y cuesta arder y el plástico también. Con estos símbolos representamos nuestras características mas caducas que queremos desechar de nuestra vida.
2.- Con la clara de huevo a punto de nieve dura (merengue) , “aclaramos caminos” y vamos a escribir en el papel 3 deseos que deseamos conseguir uno a nivel físico, otro a nivel emocional y el tercero a nivel mental Bien claritos, y especificando. No pongamos dinero y salud porque nunca llegaremos muy lejos en el logro. El papel será de cómo unos 5 CMS a 10 CMS por 10 cms. Si nos es muy complicado batir la clara de huevo siempre podremos compara un merengue blanco para la ocasión y utilizarlo igual que pone el ritual.
Una vez escrito nuestros objetivos los cubriremos con la clara de huevo batida por encima y por abajo bien cubierto y lo espolvorearemos de canela y azúcar moreno. Con eso estamos dando fuerza y atractivo a nuestros deseos a la vez que “ofrendamos” al fuego alimento. Lo dejamos apartada y preparado para el momento del ritual.

Prendemos el fuego y comienza propiamente la celebración.
Cuando la hoguera ya tiene su altura echamos las hierbas aromáticas que van purificar cuando allí echemos.
Nos desprendemos de algo viejo de nuestra propiedad para deshacernos de viejos hábitos y dar paso a nuevas energías.
Con la cinta roja y comenzando por la cabeza:
Pasamos la cinta como si envolviéramos la cabeza y después hacemos un nudo a la cinta cerca del extremo diciendo: “Recojo, lato y me libero de todos los vicios acumulados en mi chacra. Que la nueva energía fluya en el.
Iremos haciendo lo mismo en cada chacra añadiendo un nudo más a la cinta y repitiendo la misma frase. Se puede mencionar el chacra o no si no lo recordamos pero hay que pasar la cinta por encima de las zonas que a continuación mencionamos.
Los chacras son: 6 en la frente, 5 en la base de la garganta, 4 en el corazón, 3 en el estomago, 2 encima del ombligo, y primero en el pubis (un palmo debajo del ombligo).
Me libero y ato todos los vicios acumulados en mi 6 chacra que la nueva energía fluya en el.
Una vez terminado echamos la cinta al fuego diciendo que el fuego lo purifique todo.
Ya hemos hecho limpieza de nuestros chacras, y ahora echamos al fuego el pastelillo de merengue con nuestras peticiones.
Comienza la rueda del saltos del fuego, y con ello simbolizamos que tendremos energía para dar un avance en la vida y dejar a tras lo caduco.

El agua es vida y va unida al fuego. Ahora los que estamos en el mar o río podremos meternos en el agua y zambullirnos cabeza y todo como símbolo de renacimiento. Los que estamos en tierra firme meteremos los pies en el balde con agua de sal con la misma intención.
Siempre al final es bueno hacer una pequeña oración por la paz en el mundo, o si el ritual es colectivo que cada uno diga un deseo de mejora para la humanidad. Vamos a recibir un gran regalo esa noche en el ritual asi que siempre es bueno compartirlo con el resto de nuestros compañeros de camino.
Nosotr@s desde aqui, los brujos y brujas del mundo, hechiceros, chamanes, magos, alquimistas, curanderos, sanadores,ensoñadores,y nahuales, meigas, y trasmutadores, al fin de cuentas humanos todos, queremos dedicar esta noche al beneficio de todos los seres y a la paz mundial. Que así sea hecho ¡¡.

Donostia-San Sebastián, a lunes 20 de Junio de 2005.. Aportación de Xosevilaboa@terra.es

Donostia-San Sebastián, a lunes 20 de

El día 24 de este mes es la Solemnidad de la Natividad de San Juan Bautista, la noche del 23 al 24 es la víspera de la NOCHE MAGICA. (A noite do lume) la noche mas corta del año, según la creencia y tradición milenaria. Aunque las nuevas observaciones y cálculos astronómicos, nos dicen que la mas corta es la noche del 21 al 22. Pero segundo arriba o segundo abajo, no es motivo para romper Siglos de costumbre y tradición

Galicia y el País Vasco tienen costumbres muy parecidas, con sus matices peculiares, que evidentemente han viajado en la prehistoria, los ochocientos Km., que separan estos dos ancestrales pueblos.

Una muy clara y exactamente igual, es poner velas encendidas en los campos para pedir buenas cosechas, cuanto mas tiempo tarde en apagarse la vela, mejor cosecha habrá, y otra con ligeras variaciones, es que las mujeres preparen en una palangana pétalos de rosas, la dejen al sereno de la noche mágica y por la mañana se laven con ella, asegurándose así, tener un cutis maravilloso, y sobre todo......... estar mas guapas

También es noche, de hacer ritual izadas Queimadas al aire libre, en el campo y en las playas.
La tradición Gallega mas practicada es la de la “clara de huevo". Consiste esta en lo siguiente:

INSTRUCCIONES PARA LLEVARLA A CABO.
1º.- Esperar a la puesta de sol de la víspera de la noche de SAN JUAN.
2º.- Llenar de agua un vaso grande, esta agua debe de tener la procedencia del agua que se bebe habitualmente, en la antigüedad era importante que fuese de la fuente que se traía el agua. Hoy nuestra fuente habitual es el grifo, por tanta no hacerlo con agua embotellada
3º.- Proceder a separar la clara de la yema de un huevo, y verter con sumo cuidado la CLARA en el vaso de agua, tapándola a continuación con un paño blanco.
4º.- Poner el vaso si puede ser, en el quicio de la ventana, y si no se puede, también vale al lado, lo importante es que la luz del alba de del DIA de San Juan, le llegue instantáneamente.
5º.- Al DIA siguiente ver la figura que ha hecho la clara del huevo..... e interpretarla.
6º.- Si eres Mujer Soltera, te saldrá la figura de la profesión u oficio de tu futuro marido o compañero.
Ejemplo: Si la chica en cuestión, ve un Árbol su futuro marido va a ser -Leñador- o -Jardinero- o Ingeniero de Montes. La naturaleza te avisa de tu destino y tu tienes que poner los medios par relacionarte con unos o con otros, según sean tus aspiraciones teóricas en la vida.
7º.- Si eres mujer casada, o estas comprometida, por este fácil método, te puedes enterar de la profesión que tiene el hombre que esta locamente enamorado de ti, y que nunca te lo dice, porque estas casada o comprometida.
Ejemplo: estas casada o comprometida con con un mecánico, y la figura que ha hecho la clara de huevo, es una Pluma de ave, tu enamorado que no se atreve a decírtelo, es un escritor, un periodista o algo similar-.
8º.- Si eres hombre, hazlo también, la figura que te salga, estará muy relacionada con un suceso importante que te va a suceder en el año en que estas viviendo.
9º.- Ejemplo personal Importante en mi vida: la noche de San Juan del año 1990, yo hice todo lo referido anteriormente. Por la mañana la figura era precisa y contundente, una BANDERA desplegada, con su mástil y todo.

No lo supe interpretar, pero el tiempo me dio la respuesta. El DIA 12 de Septiembre de ese mismo año tuve el honor, acompañado de 102 gallegos residentes en San Sebastián, de llevar y entregar la BANDERA GALLEGA en Estrasburgo, en el Parlamento Europeo, y depositarla en medio de la Ikurriña Vasca y la Señera Catalana.
La recogió el Grupo ARCO IRIS, y en su representación, el diputado de Europa de Los Pueblos, CARLOS GARAIKOETXEA, ya que el tenia su escaño Europeo, con la valiosa ayuda de los votos del Partido Gallegista, y podíamos decir realmente, que era en aquel momento, un diputado Gallego, en la Utópica Europa de los Pueblos...... que tratan de conservar su cultura, en la "Globalizante" Europa de Euro.
10º .CONCLUSIÓN: yo volveré hacer el "RITO" esta noche. Tu mi querido amigo o querida amiga, haz lo que quieras, tanto si te lo crees o no, seguirás teniendo mi aprecio, y consideración aunque te sonrías...... y digas: "Esto sonche caralladas....... son cousas do Vilaboa".

Un fuerte abrazo y feliz noche del SOLSTICIO DE VERANO. ... que ya sabes según la tradición católica es la Noche de San Juan.

“A noite das fogueiras maxicas”
un bico e unha apreta moi forte.

Xose Vilaboa

Este sitio esta dedicado a la Paz.

Fue creado el 20 de Diciembre 2001 - Actualizado en el 2010

AGRADECIMIENTOS DE " ESQUINA MAGICA"

Administrador del canal @ Poseydon. Bibliotecario : Hermetik . Canal amigo : LLuna Magica Editorial y Redacción: ExPlosiVe. Silvestre 1949. Kilyaluna

Los textos aqui publicados, tienen autoria propietaria, pero eres libre de usarlos siempre que respetes el autor y el sitio de Esquina Magica.