Magonia Shop - Tienda Esotérica y Alternativa Online
"Un error no se convierte en verdad por el solo hecho de que todo el mundo lo crea"
Portada
Temas
Libro de la Luz
Libro Mágico de la Vida
WikiMágica
Antropologia
Astrologia
Chamanismo
Cosmogonia y Mitologia
Egipto y sus Misterios
Esoterismo y Hermetismo
Fenomenos Extraños
Fronteras de la Ciencia
Historia enigmatica
La Huella de Castaneda
La linea de la Muerte
Medicina Cuantica
Metafisica
Orientalismo
Tradicion Maya
Secciones
Chat
Contacto
Descargas
El Mensaje de Urántia
Espacio Vivo
Mistika
Tienda Mágica
lo más leído en Revista Huellas

*

La Cosmogonia Azteca : Mitos Cosmogónicos (leído 12241 veces)

*

El Rey Salomón y su Templo (leído 11441 veces)

*

Los Esenios: Maestros de Luz (leído 9790 veces)

*

El aura: Vibración del ser (leído 7925 veces)

*

El secreto de María Magdalena (leído 7329 veces)

*

Mayas y Egipccios ¿ Descendientes de los Atlantes ? (leído 6986 veces)

*

La Magia del Color y sus aplicaciones I. (leído 6493 veces)

*

Los Cuerpos Sutiles. PARTE I (leído 6371 veces)

*

Clarividencia: Un estudio sobre Percepción Extrasensorial (leído 5422 veces)

*

Chamanismo: la Union de dos mundos (leído 5256 veces)
Medicina Cuantica
Documento sin título

Terapia Vibracional :
La Musica sanadora del Cuenco de Cuarzo

Amelia Lamaignere

Editorial@Esquinamagica.com

 

Musica del Cosmos, musica del cuerpo.

Se dice que la Terapia vibracional será la medicina de la Nueva Era, pero decir eso, es dar a un tipo de terapia, una cualidad específica que determina un concepto infinito. ¿Es que existe algo que no vibre?, ¿hay algo que sea estático?.
Todo es energía, y toda energía tiene una onda vibratoria, ya sea luz, sonido, ondas electromagnéticas, o cromáticas; congelada o cristalizada, la energía vibra; lo unico que cambia es la forma con la que se manifiesta debido al tipo de onda vibratória.
Partiendo de esta base, es evidente que el cuerpo humano es así mismo energía en movimiento, las diferentes ondas de vibración, producen el en percepciones y sensaciones. Más que en ningún otro campo, el axioma hermético de que “todo es mental”, cobra un especial vigor en la aplicación de esta medicina cuántica.
Todo el Universo vibra. La materia emite sonido, aunque se encuentre muy a menudo fuera de nuestro alcance de audición. Una célula vista en un microscopio, tiene una vibración permanente que emite un sonido imperceptible a nuestros oídos; nuestro cuerpo físico, también vibra con diferentes sonidos generados por los átomos que los configuran, y que están en continua vibración radiando diferentes tipos de ondas.

El ser humano presenta una realidad vibracional rica y apasionante que va desde el ritmo de los órganos vitales, hasta las las emociones, pasando por la respiración, y la actividad mental; cada capa o cuerpo sutil esta integrada en el todo de lo que realmente somos. La vibración del sonido aplicado a restablecer el equilibrio del cuerpo humano, cobra un interés especial.

En nuestro afán de unificar los conceptos referidos al hombre como un ser integral, compuesto por cuerpo, emoción y mente, recordemos que una de las leyes de la magia celtas asevera que, “dos energías de diferente rango vibrando en proximidad no pueden mantenerse en diferencia de ondas por mucho tiempo siempre la mas poderosa cambiara la vibración de la mas débil hasta quedar igualadas”. Más adelante veremos que este axioma tiene una versión científica, y realmente eso es la base tanto de la medicina quántica como de la relación amorosa entre personas.

El ser humano ante cualquier situación por mínima que sea, fija una actuación en su ordenador particular interno, que tras pasar la información por varios sectores la acumula finalmente en el subconsciente que vendría a ser el traductor de lenguaje a uno compresible por el individuo. La pauta ya sea beneficiosa o errónea queda fijada y a partir de ahí se manifiesta en actos, sentimientos o filosofía de vida. Ese es el origen de la mayoría de las enfermedades. Esas pautas, crean unos cortacircuitos energéticos o formas densas en nuestro cuerpo etérico, donde se acumula la energía vital del cuerpo, y de ahí se va trasmitiendo sin prisas pero sin pausas al resto de las envolturas que componen el aura para llegar finalmente al cuerpo físico en forma de enfermedad.

Por el proceso de "arrastre" se pueden cambiar los ritmos corporales. Es decir, la vibraciones rítmicas más fuertes de un objeto pueden "arrastrar" a las más débiles. Además el sonido puede cambiar el ritmo de las ondas cerebrales, el latido del corazón y la respiración. Gracias a estas propiedades se puede hacer un empleo terapéutico de las ondas sonoras. El efecto contrario es la disonancia. Esto se puede observar, al analizar los diferentes sonidos del universo, sobretodo los que nos afectan mas, aquellos cuya disonancia nos produce un efecto negativo. Sin embargo, este malestar tiene una función de diagnóstico, ya que ayuda a detectar el tipo de bloqueo existente y el estado emocional que lo acompaña. Es decir, la disonancia empuja el problema hacia la superficie y, de ese modo, se abre el proceso curativo al aplicar el sonido armónico.
Desde que el físico alemán Hans Jenny, publicó sus descubrimientos basados en la investigación de los efectos de ondas de sonido sobre diferentes materias, y comprobando la variación de la organización de sus partículas que formaban diferentes figuras geométricas, la ciencia del sonido ha probado fehacientemente, que cualquier sonid o cercano al organismo humano, originará un cambio físico en el interior del organismo y sus campos electromagnéticos.
Es ahí donde interviene la medicina vibracional en cualquiera de sus formas y entre ellas esta vez nos referiremos al sonido, sin olvidar que además de esta, hay otras terapias integradas en el sector vibracional.

Desde el siglo pasado sobre los años 30 se viene realizando todo tipo de experimentos del sonido sobre objetos y entre ellos el cuerpo humano. De hecho, hace ya tiempo que la ciencia ha comprobado los efectos que sobre diferentes ondas cerebrales produce una determinada musica, consiguiendo sensaciones de tranquilidad, capacidad de concentración o creando la necesidad de la acción.Una de las pruebas muy popular y que ya esta produciendo sus efectos en el campo de las realidades es la de las madres gestantes que durante el embarazo habituaron a sus bebes en estado fetal a escuchar a través de ellas música barroca; este experimento, ha producido en la actualidad alumnos con mayor capacidad de concentración y de aprendizaje escolar que aquellos que no recibieron ese tratamiento en la gestación. Los efectos beneficiosos de la música barroca se han demostrado además en clínicas siquiátricas y en los de la tercer edad en donde ejercicios gimnásticos con Vivaldi, Mozart, Bach o cualquiera de sus compañeros de época y estilo al parecer ayudan a recuperar el sentido del ritmo y movimiento armónico del cuerpo en enfermos seniles, o depresivos.

LA TERAPIA DEL SONIDO

Canto de armónicos


Otro de los recursos de sanación, en el campo del sonido es la antigua técnica del canto de armónicos. Esta tecnica funciona mediante el canto. El individuo entona 3 0 4 sonidos simultáneos, del tono fundamental básico de la música que se aplica en el momento; el cuerpo como altavoz amplifica los sonidos armónicos creando una onda poderosa que actúa sobre diferentes niveles, o cuerpos sutiles.

Los tonos básicos o bajos de la voz actúan sobre el cuerpo físico, mientras que los armónicos, trabajan sobre los cuerpos sutiles. Estos sobretonos, son capaces de disolver las cristalizaciones de energía potencialmente dañinas del aura evitando así que alcancen el cuerpo físico, e incluso puede desbloquear nudos emocionales colaborando a la sanación del órgano afectado.

Un conocimiento funcional del sonido conllevará a la escucha, la afinación y la resonancia, provocando cambios poderosos en cada nivel de nuestro ser. Hemos comprobado alguna vez que al escuchar una voz cantando, nos hemos emocionado y esos sonidos nos han llevado a revivir situaciones conflictivas ocultas en nuestro subconsciente. De alguna manera algo oculto en nuestra psiquis ha aflorado para ser sanado, pero esta situación aun seria mas profunda, si aprendiéramos a hacerlo nosotros mismos, ya que en ese caso, el cuerpo al resonar con los tonos emitidos vibra como si fuera un amplificador de sonido. Con un poco de practica sentiremos cuales son los tonos que mejor nos equilibran. Puede parecer difícil o complicado sobre todo muchas veces por nuestro sentido del ridículo pero es una terapia muy efectiva.

La técnica
El canto de armónicos surgió simultáneamente en Mongolia en la tribu de los Tuva y en los monasterios del Tibet. Consiste en emitir un tono continuo denominado bordón, y sobre el se genera un tono armónico modulable de forma que se crea una melodía que resuena en todo el organismo, produciéndo un efecto de armonización y sanación a diferentes niveles: físico, mental y espiritual.

Pero no solamente el canto armónico, sino el mismo mantra (palabra sagrada en sanscrito) actúa sobre cuerpos sutiles y su importancia estriba en la vibración del sonido, que por otro lado no contiene más de 3 o 4 notas fundamentales. Es la vibración del sonido sanscrito lo que armoniza los cuerpos. Al concentrarse en la repetición del sonido, todos los demás pensamientos se desvanecen poco a poco hasta que la mente queda clara y tranquila y así podemos conectarnos con nuestra esencia mas profunda – lo que realmente somos.


INSTRUMENTOS DE SANACION

Dentro de la terapia de sonido hay algunos instrumentos que cobran un valor incalculable por su alta vibración. Nosotros aquí queremos hacer hincapié en los mas importantes, entrando en detalles mas concretos de aquellos que conocemos o con los que hemos trabajado, a fin de facilitar la mayor información posible para aquellas personas interesadas en experimentar esta terapia que esta teniendo un gran alcance de difusión en estos momentos. Si bien es cierto que estos instrumentales tambien tienen unos efectos a nivel espiritual o místico, nuestro primordial interés versará en profundizar lo mejor posible en la terapia en si y sus efectos sobre e individuo.


Cuencos de cuarzo: La medicina atlante.

La leyenda asegura que los sabios de la remota civilización atlante conocían los secretos de la luz y el sonido en su vertiente curativa. Edgard Cayce, el famoso médium norteamericano, relata en sus libros las propiedades curativas del cuarzo y otras gemas que utilizaban los atlantes. Concretamente hace referencia, a unos cuencos de cuarzo de gran diámetro (entre 16 y 20 cms.) que serían empleados por los sacerdotes para convocar a los fieles al templo. El sonido que emitían era tan puro que podía ser oído a más de 500 metros de distancia.
Buena parte de lo que se ha escrito de Atlantida y Lemuria procede de estas revelaciones. Es muy de agradecer que mediums como Edgar Cayce hayan aportado a la humanidad retazos de sabiduría de un valor incalculable como es la terapia de los cuencos de cuarzo, que aporta al siglo XXI la oportunidad de beneficiarnos de ella.
Por su parte la terapeuta canadiense Renee Brodie, utilizando la misma técnica de "canalización", se dedica desde hace unos diez años a recuperar este legado espiritual, recopilado hoy en el libro Sound Healing with Quartz Crystal Bowls y en el que dedica un capítulo a los cuencos mencionados por Edgar Cayce.
La autora asegura que el empleo masivo de estos cuencos en el panorama de caos mundial armonizaría todo el aura del planeta sanando los chakras telúricos y, como consecuencia, a toda la humanidad.
Brodie asevera que la información de Cayce era correcta y que los cuencos empleados con fines terapéuticos por los atlantes eran de distintas dimensiones, afín degenerar notas musicales diferentes. Así, para recrear el sonido en Mi tenían un cuenco de cuarto de 20 cms. de diámetro y otro de 15 cms. para obtener la nota Fa, siendo los sacerdotes los encargados de hacerlos sonar en el templo al lado del paciente. El cuenco de mayor tamaño lo empleaban para los problemas de origen emocional y el menor para enfermedades de la garganta, el corazón y la vista. Era suficiente pasar el cuenca 3 veces sobre la persona para que el sistema de ckakras del enfermo quedara restablecido . Con el paso del tiempo, añadieron un cuenco afinado en sol que utilizaban para llamar a la gente al templo y cuyo efecto sanador era colectivo. Nos cuenta en su libro, que en todos estos años de investigación canalizada, ha adquirido conocimientos sobre los sistemas terapéuticos atlantes, siendo conocedores de los misterios del color y el sonido; actuaban directamente sobre los conductos energéticos del cuerpo sutil, realizando delicadas intervenciones quirúrgicas en el cuerpo etérico. En muchos casos, sanador y paciente se sumergían en estado meditativo para visualizar mejor el órgano enfermo y, mediante el sonido de los cuencos de cuarzo y el efecto terapéutico del color, se producía la curación instantánea. Era un proceso indoloro. Sin embargo los científicos atlantes, a pesar de todos estos conocimientos o quizá a causa de ellos, no pudieron resistirse a las aplicaciones bélicas y destructoras de sus fuentes de energía y eso fue su destrucción.


Ciencia, Biología y Cuarzo.


La “preconizadora” -por decirlo de algún modo- de la fabricación de los cuencos de cuarzo, ha sido en este caso la industria electrónica, quien a partir de los años 60 se vio en la necesidad de crearlos a fin de proteger al chip electrónico mientras se formaba a elevadas temperaturas. Su fabricación se lleva a cabo haciendo girar partículas cristalinas de silicio en un molde con forma de cuenco. El silicio empleado es cuarzo puro y proviene de varios yacimientos de los Estados Unidos. Cuando las partículas adoptan una posición estable gracias a la fuerza centrífuga, se funden juntas mediante un soplete de arco eléctrico calentado hasta unos 4.000 -C. Estas temperaturas permiten que las partículas aisladas de silicio, se reúnan para formar una estructura amorfa de una resonancia purísima capaz de transmitir ondas de sonido audible a grandes distancias. Se fabrican tanto cuencos transparentes como opacos, con la misma eficacia, aunque evidentemente esos últimos estan elaborados con el mineral en su estado puro mientras que el transparente debe ser tratado químicamente.

La moderna Biología comienza reconocer que muchas sustancias y tejidos del cuerpo humano, tienen las mismas propiedades que los cristales líquidos. El medico e investigador americano Ryerson asegura que, existen en el cuerpo físico y en los cuerpos sutiles varias estructuras cristalinas similares a cuarzo que amplifican el resultado positivo de las terapias víbracionales. Las sales celulares, los tejidos grasos, la linfa, los glóbulos rojos y blancos y la glándula pineal, son estructuras cristalinas que forman un sistema completo en el organismo, de manera que podriamos decir del ser humano que es un "cristal vivo". Nuestro ADN se estructura en una doble espiral similar a la del cristal de cuarzo. Hay cuatro moléculas de sílice en cada una de nuestras muelas, y también está presente en la estructura cristalocoloidal liquida del cerebro. La sílice, que es cuarzo (óxido de silicio), abunda en los huesos, la sangre, el cabello, la piel, las uñas, los dientes.

La glándula pineal cuyas calcificaciones lo convierten en un auténtico cristal, es una de las más beneficiadas terapéuticamente hablando ya que aprovecha el canal que une entre el bulbo raquídeo y el cóccix favoreciendo prácticas tales como la meditación. De hecho, se ha demostrado que esta glándula tiene un papel relevante como "reloj biológico" para distinguir el día y la noche, propiedad que le acercaría aún más al cristal de cuarzo que se emplea mucho en la industria relojera sin olvidar que el corazón de nuestro querido ordenador (microprocesador) es un chip de puro cuarzo.

De la Glándula Pineal convine destacar que, que ha sido durante muchos siglos una de las grandes ignoradas de la ciencia, y considerada como semiatrofiada hasta pasada la segunda mitad del S.XX. Gracias a las investigaciones de la psiconeurología, este reloj biológico esta adquiriendo cada vez mas su relevante espacio en el cuerpo humano...
¡Y bromas de destino¡: nos quejamos de los efectos nocivos de nuestro mundo computarizado y sin embargo, gracias a su “esencia”, el microchip, la terapia de esos cuencos hipermilenarios fue re-descubierta…una vez mas beneficioso y perjudicial no son sino las dos caras de una moneda. Todo esa en función del uso que se le de.
Pero no solo la estructura del cuenco de cuarzo es beneficiosa, sino que tambien existe el elixir formado por el contenido del mismo. Ya sea agua o cualquier otro liquido depositado en el interior del cuenco adquiere las cualidades del mismo cuarzo con lo cual refuerza y potenciara este tratamiento.
Si llenamos un cuenco de cuarzo con agua y lo hacemos sonar, comprobaremos que se forman unas estaturas geométricas en su superficie. Es anta la resonancia del cuarzo que, al aumentar la intensidad el agua salta como si estuviera en punto de efervescencia. Esto sugiere el efecto sutil que pueden producir estos instrumentos en el cuerpo, formado en más de un 70% por agua.

La acción curativa de los cuencos se debe a la resonancia entre su estructura de cristal y la propia red cristalina del organismo humano, aunque los cuencos, generan un patrón de onda sinusoidal que resuena con las partículas con las que entra en contacto, ya sea de cuerpo humano o cualquier otra materia.

El efecto curativo del sonido generado por los cuencos de cuarzo sobre el cuerpo, se produce al entrar en resonancia ambos sistemas cristalinos. El sonido producido influye profundamente a los hemisferios cerebrales. De hecho se pueden combinar determinados sonidos, llamados bineurales, para lograr su armonización que repercute en la columna y se expande a las células, líquidos y órganos.

Los cuencos de cristal de cuarzo, al igual que los cuencos cantores de metal, ofrecen distintas posibilidades de trabajo de acuerdo a los distintos tamaños y notas en que están afinados. Es posible profundizar en la forma de tocar los cuencos y en como tocarlos para propósitos específicos.

Según Brodie en su libro mencionado Healing with Quartz Crystal Bowls, esta seria la correspondencia entre los tamaños de los cuencos, las notas que producen y los chacras:

Diametro
Nota Musical
Chacra
32 cm.
DO
chacra Raíz
30 cm.
RE
Sacral
25 cm.
MI
Plexo Solar
25 cm.
FA
Corazón
25 cm.
SOL
Garganta
22,5 cm.
LA
Tercer ojo
15 cm.
SI
Corona

LA MUSICA DEL CUENCO

Dice el músico Stephen Halpern “ su música puede cambiar el estado de conciencia del oyente”.
Se activa mediante un mazo de goma según los casos; por ejemplo para el cuenco de 15 cms. se emplea un cilindro de cobre hueco forrado de ante. En ese hueco se pueden introducir afirmaciones positivas, gemas o pequeños recipientes con elixires. Tras hacer sonar el cuenco, se deja este mazo delante de él para que pueda transmitir la energía sutil al contenido.
La resonancia se produce cuando las vibraciones de un objeto alcanzan a otro haciéndole vibrara su vez. Si los dos objetos tienen frecuencias similares, al hacer vibrar uno el otro lo hará también. Este efecto es fácil de comprobar con dos diapasones afinados en el mismo tono: al hacer sonar suavemente uno de ellos, el otro sonará también por resonancia simpática; este es, de hecho, el principio esencial de la musicoterápia, que se fundamenta en el grado básico de vibración de un objeto.

CUENCOS CANTORES DEL TIBET

En su estructura un cuenco cantor es muy similar al cuenco de cuarzo con la diferencia de material elaborado.

Los cuencos tibetanos se fabricaban mediante una aleación de 7 metales que se correspondían con los planetas y un mazo de madera. Tiene una antigüedad conocida sobre el siglo V A. de C. y un sonido mas suave aunque muy alto tambien, y quizá menos intenso que su hermano el cuenco de cuarzo. Su origen esta centrado en los schamanes mongoles pero no hay mucha documentación que garantice esta creencia. Se han utilizado durante siglos con fines terapéuticos y espirituales debido a los sonidos emitidos que producen una armonización en el cuerpo físico y sutil, pero ante unas manos expertas, se puede alcanzar estados alterados de conciencia.
La medición de las ondas electromagnéticas del cerebro, ha demostrado que hay un número de longitudes de onda claramente reconocibles, cada una conectada a un estado de conciencia diferente. Sabemos que el estado normal del cerebro produce ondas Beta. Las ondas Alfa están presentes en en un estado de meditación y de conciencia en calma. Las ondas Zeta se producen en un estado de "medio sueño" y las ondas Delta se activan solamente mientras se duerme profundamente.
Los cuencos cantores tienen un inconfundible efecto sobre las personas. Debido a esto, se utilizan cada vez más con fines terapéuticos. Sólo podemos pensar, pues no lo sabemos con seguridad, lo que los originales creadores y usuarios de estos cuencos, quienesquiera que fueran, podrían creer sobre ellos.
Cualquiera que sienta la necesidad e intención de trabajar con cuencos cantores en beneficio de otros (como terapeutas del sonido o en combinación con otras técnicas), siguiendo su propia ruta de descubrimiento dentro del sonido y de sus efectos en el cuerpo y en el alma, puede investigar sobre las diferentes maneras de trabajar que los terapeutas del sonido ejercen y también siendo tratado por ellos. Cualquier persona interesada en el sonido pero que no quiera tener un cuenco cantor propio, puede tomar contacto mediante tratamiento con sonido, o un concierto, o demostración. Cualquiera de estos sistemas es bueno para introducirnos en la técnica.

Didgeridú

Es el instrumento de viento más antiguo que se conoce. Originalmente es una rama de eucalipto vaciada longitudinalmente y de forma natural por las termitas. Los aborígenes de Australia lo han utilizado en sus rituales, fiestas y como medio de sanación. Puede producir un sonido constante, que se denomina drone, rítmico y variado. Su vibración transmite, por encima de todo la energía de la tierra y la conexión con la naturaleza. Tiene una gran resonancia y emite armónicos extremadamente nítidos, de gran pureza. Su sonido es más concentrado y además resulta muy ligero, lo que lo hace más manejable en sesiones terapéuticas, en las que se aplica la vibración a lo largo del cuerpo del paciente.

Anotación al margen:
No es nuestra intención hacer publicidad de nada, pero creemos que este dato viene a colación y puede ser interesante para personas que estén buscando la oportunidad de escuchar música vibracional: el próximo día 10 de Noviembre, del 2004 en Madrid (España) se va a celebrar un concierto. El instrumental de la orquesta estará formado por cuencos de cuarzo, cuencos cantores, percusion violin y voces.Es en la Iglesia Santisimo Sacramento en la calle Sainz de Baranda de Madrid. Nosotros no tenemos ninguna vinculación con este concierto ni su equipo organizador, pero creemos que merece la pena difundir graciosamente este tipo de eventos. En esta pagina esta referencias de su anterior concierto en marzo pasado.

http://plataformanorte.org/modules.php?name=News&file=article&sid=482&mode=thread&order=0&thold=0

 


En busca de la Paz

Una vez asistí a una sesión de musicoterápia colectiva con cuencos cantores. La experiencia fue inolvidable tanto que me llevo a solicitar una sesión privada de terapia. Un de los instrumentos de la sesión era el cuenco de cuarzo, un inmenso y bellísimo cuenco que invitaba a dejarse llevar. El terapeuta me dijo que el no podía decirme si saldría en proyección astral, ni las experiencias que viviría, porque es algo personal y nunca se sabe lo que puede pasar; lo que si podía decirme era que durante la sesión, mi mente iría a un lugar al cual podría regresar cada vez que lo necesitara incluso mucho tiempo de después de aquella terapia. El resultado fue que no se donde estuve durante mas de 40 minutos pero si se que debió ser en algún lugar de mi mente muy lejano. La sensación de paz durante y al regreso fue indescriptible. No fué un sueño; al salir de la consulta la sensación de liviandad hizo que me sintiera tan feliz, que inconscientemente, iba cantando por la calle una música desconocida para mi. Todavía hoy, al acostarme, oigo el sonido de mi lejano cuenco, y me siento arropada por algo que esta mucho mas allá de mi pequeña comprensión de las cosas. Aunque solo fuera por la sensación de libertad y de amor indescriptible que sentí el tiempo que duró mi consciencia en la sesión terapéutica, merecería la pena.

Tenemos una herencia milenaria puesta a nuestra disposición, una vez más, para crecer; de nosotros depende que la tradición terapéutica atlante sea conservada en activo para nuestros descendentes los humanos, o desechada. Quizá sea esta la oportunidad de lograr algo importante; puede que este sea el momento H del dia D ; ese instante trascendental que cuentan las leyendas como el nuevo amanecer; a lo mejor hoy es el día, y por un rato debamos cerrar la puerta de la angustia y la vida atosigada, del stress, de la violencia, del engaño y la frustración y podamos sentarnos a escuchar el ritmo de nuestro corazón, acompasandolo a la vibración del cuenco de cuarzo, o a la de las estrellas, da igual; pero una cosa si es cierta: la paz es un camino que se hace dando el primer paso. Deseo de todo corazón que estas líneas os hayan sido útiles y beneficien a muchos seres. Esa fue mi intención al escribirlas.

Amelia Lamaignere

INSTRUMENTO SANADOR DEL HOMBRE Y LA TIERRA


Ha llegado a nuestras manos este articulo y hemos creído interesante incluirlo en este documento por el valor documental a modo de conclusión sobre la terapia del Cuenco de cuarzo.

ENTREVISTA A MUSICOTERAPEUTAS APARACIDA EN LA REVISTA MAS ALLA Nº 82

Por Roben Goodman

El sonido que transmiten los cuencos de cuarzo es tan puro que la mera acción de hacerlos sonar se transforma en un acto sagrado. Este sonido, "cuasi divino", se expande a su alrededor y viaja por el espacio alcanzando los confines últimos de la Tierra al interferir con otras ondas de sonido que encuentra en su camino. De ese modo sana a las personas y sana el ambiente.
En todo caso, el terapeuta que emplea este instrumento tiene una gran responsabilidad y debe situarse en un estado de conciencia positivo asentado en el chacra corazón para que la energía emitida y amplificada sea lo más pura posible. Porque todos vivimos en un océano de energía electromagnética y la gente que trabaja con los cuencos de cuarzo influye sobre esa geometría, tanto exterior como interior a ellos. Hasta el punto que, según Renee Brodie, el empleo masivo de estos cuencos en estos momentos de caos mundial armonizaría todo el aura del planeta sanando los chacras telúricos y, como consecuencia, a toda la humanidad.

Entrevista a musicoterapeutas JURGEN y CLAUDE VAN WIN

Aunque me une una gran amistad con la terapeuta canadiense Renee Brodie, no es fácil ir a visitarla para disfrutar de una de estas sesiones. Lo que hice fue mucho más práctico. Puse en contacto a dos músicos y musícoterapeutas -Jurgen y Claudia Van Win- con ella y la fascinación que ejercieron sobre ellos estos maravillosos instrumentos hizo lo demás. Ahora están introduciendo esta técnica en España, lo que me ha permitido acercarme a entrevistarles y vivir "in situ" una experiencia memorable.


-¿Cómo empleáis los cuencos de cuarzo?
-Principalmente para armonizar los siete chacras del cuerpo humano. El sistema de chacras se puede equiparar a un sofisticado instrumento de agua ya que éste es el contenido fundamental del organismo. En este sentido, se ha descubierto recientemente en Estados Unidos que el cuerpo humano es como un gran cristal que combina zonas sólidas con líquidas. Gracias a esta semejanza, el sonido puro de los cuencos, hechos de cuarzo al 99,99%, resuena en todo el cuerpo llevando armonía y curación allá donde se necesite. La enfermedad modifica la estructura cristalina del órgano afectado y el cuenco ayuda a restaurar el equilibrio. Todavía es pronto para afirmarlo, pero se cree que pueden curar todo tipo de enfermedades, incluido el sida.


-Pareciera, pues, que los cuencos poseen una cierta "inteligencia", si es que transportan la información necesaria para que el órgano optimice su estructura. ¿Puedes explicar esto?
-Se debe a la pureza del sonido que traspasa la misma estructura molecular del órgano haciendo que hasta los átomos resuenen con la nota del cuenco. Este sonido tiene un alcance de más de 500 metros y en su camino va armonizando las estructuras desordenadas cuya nota natural es la misma que la del cuenco en cuestión. Es como si se formara un microclima sonoro dentro del cual la gente puede restablecerse por completo. Si empleamos los cuencos correspondientes a los siete chacras es posible armonizar todo el sistema sutil en una sola sesión y, de ese modo, acelerar el proceso de diagnóstico y tratamiento. Nosotros podemos observar el proceso de relajación de una persona durante la sesión gracias a movimientos muy sutiles de las manos. La respiración y los latidos del corazón van adquiriendo un ritmo completamente natural. La tensión en la cara se va aflojando. El cuerpo de la persona sometida a una sesión va "contándonos" cómo está recibiendo el tratamiento. A veces producimos intencionadamente un sonido altamente disonante para romper con una situación de tensión. La primera reacción es aumentar la tensión para luego llegar a una relajación mucho más profunda. La mayoría de los pacientes que atendemos nos dicen que sienten un gran contento durante y después de la sesión. Algunos experimentan sensaciones de frío en algún lado del cuerpo que luego se transforma en calor y, finalmente, llegan a ver luces de colores. Cuando empezamos a trabajar con los cuencos la primera paciente fue Claudia y en apenas cinco minutos sintió que salía de su cuerpo; después hice sonar el cuenco en "Do" y bajó repentinamente desde una gran altura.


-Este concierto total que describís, ¿lo hacéis para todo tipo de personas que vienen a consultaros?
-Prácticamente con todas, aunque hay una excepción. Cuando los pacientes tienen una pieza metálica dentro del organismo, como un marcapasos o un clavo. Las notas graves pueden hacer vibrar estas piezas produciendo una sensación bastante molesta dentro del cuerpo que sólo se alivia al silenciarse el sonido.


-¿Cuántas sesiones son necesarias para cada paciente?
-Depende de cada caso. No tenemos un patrón fijo para cada enfermedad. Como expliqué antes, el cuerpo de cada uno va hablando por sí mismo. Hay quien sólo necesita una sesión y, en términos generales, tres sesiones a lo largo de una semana parecen contribuir a restaurar el equilibrio en buena parte de los casos.


-Renee Brodie combina musicoterapia y cromoterapia irradiando a sus pacientes con las luces de color adecuadas a cada tratamiento. ¿Habéis pensado incluirlo en vuestras sesiones?
-Por el momento estamos pensando combinar nuestro trabajo con la Yantrología. Sentimos que puede haber una relación muy importante con los yantras personales ya que, como tú bien sabes, representan la vibración del nombre. Por ejemplo, primero se puede trabajar sobre las disonancias del chacra bloqueado kármicamente y luego con las resonancias del cuenco que corresponda al chacra sanador. Mientras tanto, el paciente puede fijarse en su yantra personal o ir haciendo su terapia de autocuración ayudado por los sonidos. Muchos pacientes, al cerrar los ojos, "ven" los colores que corresponden a cada nota. Por lo tanto, estamos muy interesados en investigar cómo la musicoterápia y la Yantrología pueden interactuar. Por otra parte, estamos experimentando los efectos de Bach. Para ello, frotamos el borde de los cuencos con el elixir adecuado a la enfermedad a tratar y su espíritu se transporta al órgano enfermo con el sonido puro del cuenco, como si fuera a lomos de un caballo.


-Claudia, en tu trabajo como musicoterapeuta con niños deficientes mentales profundos ¿has empleado los cuencos de cuarzo?
-De momento no he utilizado los cuencos con niños deficientes, aunque me gustaría probarlos. Por ahora sólo te puedo decir que, tratando a una niña normal, pero con un problema de hiperactividad, con sólo tres minutos de sesión se sumergió en un estado de relajación profunda. Al finalizar la sesión la niña nos contó que estuvo "de viaje" en otros mundos, como si fuera un sueño.


-¿Qué otros instrumentos empleáis en la terapia?
-Empezamos la sesión con un instrumento llamado "Ocean Drum" (Tambor del océano) que produce un sonido relajante parecido a las olas del mar. Mientras se mueve este "tambor" se observa cómo las pequeñas bolitas de su interior forman un patrón particular según el movimiento que se les imprima. Este juego sonoro ayuda a liberar al paciente de las tensiones que trae de la calle. También empleamos al final de la sesión, para cerrar los chacras, un gong de Sumatra afinado en Do bemol. No obstante, otros musicoteapeutas han comprobado que este gong produce todas las notas cromáticas y puede sanar todos los chacras, aunque nosotros lo empleamos sobre todo para sellarlos. Así, cuando la persona vuelve a la calle no está expuesta a ningún tipo de daño.


-Según dice Renee Brodie en su libro sobre los cuencos de cuarzo, existía en la Atlántida uno de gran tamaño utilizado para convocar a la gente al templo. ¿Tenéis alguna experiencia del efecto expansivo de los cuencos?

-No a gran escala -me responde Jurgen-. Solo te puedo decir que el estado de paz interno más profundo que he experimentado en mi vida fue tras una sesión en la que estuve haciendo sonar un cuenco de 45 cms. durante más de media hora. También Renee me ha contado que en Estados Unidos hay un grupo de personas que se reúne al aire libre para hacer sonar los cuencos dedicándolos a la paz mundial.


-Se me ocurre que en catedrales y templos, cuya acústica ha demostrado poseer unas características especiales, podrían ser lugares idóneos para hacer sonar los cuencos. ¿Qué opinas de esto?
-Pues sí. En Pamplona hay una ermita templaria donde me gustaría llevar los cuencos. Tiene una pequeña capilla octogonal y está justo en la mitad del Camino de Santiago. Su acústica para esta experiencia es ideal. Hace años estuve allí. En aquella ocasión toqué con mi violonchelo las seis suites de Bach para este instrumento y la acústica era tan buena que me sentí trasladado literalmente a otra dimensión. También en la Alhambra, la combinación de este sonido con el del agua corriendo podría ser una experiencia única.


-¿Cuál es la razón para que intentéis siempre trabajar juntos en una sesión?

-Es sencillo. Claudia y yo combinamos las energías yang y yin, ofreciendo la doble polaridad, y también desde el punto de vista ético es mejor que estemos los dos. A veces se liberan energías muy fuertes con reacciones muy variadas en los pacientes. La presencia de los dos suaviza estas situaciones.


Al acabar la entrevista me dispuse a recibir una sesión de una media hora con los cuencos. Me tumbé en una colchoneta sobre el suelo y empecé a mover el Tambor del Océano. A mi alrededor estaban colocados los siete cuencos de cuarzo, cada uno afinado con uno de los siete chacras. A los pocos minutos, mis anfitriones empezaron a hacer sonar los cuencos. Casi inmediatamente "vi" un calidoscopio de colores en mi pantalla mental y sentí un fuerte dolor en la frente que se fue extendiendo por toda la cara y garganta como respuesta a una nota disonante, al tiempo que visualizaba un tono verde sucio. Unos 30 segundos después el dolor empezó a desaparecer y el color que veía delante de mis ojos se convertía en un azul claro muy limpio. Los minutos restantes los pasé en un estado de relajación profunda deleitándome con la sinfonía cristalina que me trasportaba a paisajes idílicos de mares lejanos. Al final, dieron unos fuertes golpes al gong de Sumatra trayéndome de nuevo a la "tierra" y dejándome un estado de sosiego que me duró hasta el día siguiente.

EPILOGO
Los cuencos de cuarzo generan las ondas más curativas de este mineral y nos conectan con el gran experto en sonidos de la Naturaleza, actuando en los planos sutiles y transportándonos a parajes y estados insospechados. Me hacen recordar las palabras de Peter Mikael Akhainov: "Escuchando música debe florecer lo mejor que tenemos dentro. Debería ser como el viento de nuestras velas, llevando nuestro barco más cerca de nuestro destino celestial". Así sea.


Robert Goodman

Bibliografia

Este sitio esta dedicado a la Paz.

Fue creado el 20 de Diciembre 2001 - Actualizado en el 2010

AGRADECIMIENTOS DE " ESQUINA MAGICA"

Administrador del canal @ Poseydon. Bibliotecario : Hermetik . Canal amigo : LLuna Magica Editorial y Redacción: ExPlosiVe. Silvestre 1949. Kilyaluna

Los textos aqui publicados, tienen autoria propietaria, pero eres libre de usarlos siempre que respetes el autor y el sitio de Esquina Magica.